MUCHO ARTE /

POKO ESPACIO

¿Qué es POKO ESPACIO?

Un nuevo espacio expositivo en un lugar insólito:

El portal del Nº 12 de la Puerta del Sol.
Horario de L a V: de 10:30 a 13:30 y de 17:30 a 19:30 h.

Al acercarnos nos encontramos con una casa señorial del S. XIX cuya entrada presenta dos grandes vitrinas, decoradas con adornos y volutas de madera propias de la época.

Estas vitrinas se convierten en un espacio expositivo concentrado, exclusivo, en un emplazamiento privilegiado y único.

Así nace un nuevo concepto de exposiciones: el proyecto POKO ESPACIO. Mucho arte, en poco espacio.

POKO ESPACIO pretende ofrecer una visión artística de la ciudad de Madrid a través de la fotografía como soporte exclusivo. Todas la exposiciones tienen como tema central, Madrid.

El proyecto empieza en este emplazamiento, pero la intención es hacer crecer el concepto y ampliar la oferta a otros lugares originales, siempre en localizaciones céntricas de Madrid.

¿HAY ALGUIEN AHÍ?

Detrás de esta iniciativa se encuentra Idea Hotel, una agencia de publicidad creativa fundada en 2011 y a la que, además de grandes anuncios, le gusta hacer otras cosas.

En Idea Hotel son capaces de apoyar cualquier iniciativa que cumpla dos premisas: Que tenga un enfoque creativo y que impulse el tejido social y cultural de los habitantes de este planeta.

Obviamente, Poko Espacio cumple ambas premisas. Pero además cuenta con un tercer factor determinante para Idea Hotel: permite desarrollar la labor de curator, o comisariado de exposiciones y obras de arte, un terreno en el que la gente de Idea Hotel se sienten especialmente cómodos.

Por todo ello, Idea Hotel se ha lanzado con entusiasmo a la creación y promoción de Poko Espacio como lo último en el territorio artístico de los madrileños.

¡Esperamos que os guste!

LO QUE HAY QUE VER

 

Del 13 de febrero al 13 de abril

Me encanta patearme la ciudad, en cada foto me acompaña Punky, mi fiel y diminuta compañera peluda. La fotografía es mi manera de sentir la calle, de compartir mi mirada, donde lo más urbano se humaniza. Cada día me encuentro con miradas, gestos, personas que me atrapan. Cada fotografía es un regalo del personaje, que te obsequia un instante suyo, sin darse cuenta. Esa instantánea te está diciendo algo donde las palabras no llegan. Son momentos extraídos de la realidad que se narran a si mismos.

El decorado es la calle y el artista el personaje fotografiado que brota del  conjunto y hace un todo. Me encanta sacarles del anonimato y la indiferencia, sin poner nada, ni quitar el resto, acentuar lo que tiene de propio sin decorado.

 No puedo evitar fotografiarlos, me enamoran, personas que te atrapan con un gesto, una mirada… Los imagino interactuando a todos tan especiales y tan reales, sin disfrazar. Me gusta imaginarlos en sus quehaceres diarios, lavándose los dientes, desperezándose al despertar, me encantaría convivir con ellos en un Cicely imaginario, donde uno fuese el alcalde, otro el panadero, la maestra, la cartera…

Cada persona que he fotografiado, de alguna manera, permanece siempre conmigo. A veces me encuentro con gente que ya fotografié, desde lejos ya les reconozco. Pasan los años y ves como van cambiando, envejeciendo, todavía con el mismo collar de perlas colgado… los quieres, forman parte de ti, se crea un vinculo que ellos desconocen que existe en ti, son un regalo.  Mi más sincero agradecimiento a todos ellos.

Patricia de Pinto Steinmaurer

Me llamo Patricia de Pinto Steinmaurer. Soy madrileña acérrima, aunque mi madre Heidi era austriaca de los Alpes.

Desde niña deambulaba por las calles de Madrid con mi padre de la mano. Todavía recuerdo aquellos paseos por la Gran Vía cautivada por sus peculiares personajes que se cruzaban en nuestro camino. En cada esquina me reencuentro con imágenes y recuerdos de aquellos días, rincones donde jugaba a la comba, portales donde alguna vez me robaron un beso.

Fui una chica aplicada. Estudié filología hispánica, la carrera perfecta para terminar haciendo cualquier otra cosa, terminé impartiendo talleres de terapias alternativas, de velas artesanas, de jabones como los de antes…

La filología te ayuda a crear futuros alternativos, pertenezco a aquella generación llamada X, ahora ni sé por qué letra van.

Me pasaba horas componiendo pequeñas escenas visuales con mis clicks de Famobil para la publi de mis talleres, cualquier cosa me servía para crear los decorados: cajas de cerillas, la nieve era avena, los brillis del chino Juan de Leganitos…  Me encantaba. De ahí  empecé a pasear con mi cámara por las calles. Se convirtió en mi compañera de andanzas. Ahora mis cliks se han convertido en personajes de carne y hueso.

YO QUIERO POKO ESPACIO

Si quieres recibir información sobre el proyecto Poko Espacio no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

He leido y acepto vuestra Política de Privacidad.

DÓNDE ESTAMOS